Ver perfil

Diario de una nihilista - El eterno retorno de los sueños perdidos

Diario de una nihilista - El eterno retorno de los sueños perdidos
Por Zulay Montero • Publicación #6 • Visualizar online
Marzo se lo dedico a mis dos pasiones: el periodismo y los viajes. Básicamente, porque es a lo que he tenido la suerte de dedicarme durante este mes y porque si nosotros no defendemos nuestro oficio, nadie vendrá a ayudarnos.
Esta newsletter empezó como una tontería que solo iba a revisar yo y a seguir mis incondicionales (leerla, ya no tanto) y, sin embargo, ha sido el camino de regreso a mí misma. Mi esencia, mi pasión.
En marzo comienza la primavera y siempre me han pasado cosas buenas en este mes. Hoy he recordado una obra de teatro que me marcó de niña Doña Rosita la soltera (de Lorca, el poeta más sobrevalorado de la historia, desde mi humilde opinión 💅) El lenguaje de las flores, la belleza de la naturaleza…💐
Mi existencialismo no siempre consiste en fijarme en el absurdo del mundo. A veces se condensa en un viaje en barquito y una hora de reflexión interna, admirando el paisaje ante mis ojos mientras pienso: ¿Cómo haré para vivir ahora que sé que esté lugar existe?

Emociones contemplando St. Alban, el casco antiguo de la bella Basilea.
Emociones contemplando St. Alban, el casco antiguo de la bella Basilea.
Eterno retorno
En Basilea vivió mi filósofo favorito, Nietzsche, durante nada más y nada menos que 10 años de su vida. Elegí esta ciudad para seguir sus pasos, y no encontré casi ninguno. Algo un tanto desconcertante, pero a la vez lógico, nada somos y nada queda del hombre más allá de su obra.
Ante la que fue su casa me senté a reflexionar sobre mi camino y el suyo. Sobre la incertidumbre, el dolor (físico y mental) y esa sensación permanente de sentir que no perteneces a ningún sitio. Esa voz nómada que solo logro acallar durante mis viajes.
El paseo a la casa de Nietzsche fue una absurda odisea.
Lo primero que hice al llegar a Basilea fue ir a la Oficina de Turismo, donde una amable señora me explicó todos los grandes escritores, pensadores, humanistas, científicos, etc., que poblaron la ciudad. Incluso tienen una guía con rutas que llevan sus nombres.
-¿ Y Nietzsche?
-¿Vivió aquí? Ah sí, cierto, pues la verdad es que no hay nada. Voy a buscarte la dirección de su casa por si quieres ir.
Claro que fui, ¡menuda afrenta!, busqué todos los lugares que la amable señora me marcó en el mapa, llegué a Spalentor, una de las torres que se conserva de la antigua muralla y di millones de vueltas, pero no la encontraba.
Pasé dos días recorriendo los alrededores, visitando otros lugares emblemáticos, enamorándome de esa ciudad y olvidando al maestro que me había guiado a ella. Hasta que, de repente, en uno de aquellos paseos, un cartel llamó mi atención.
Había llegado a Hogwarts…
Y allí, en el número 5 de una calle cercana y a la vez tan distante, me encontré el único resquicio de recuerdo a Nietzsche. Miré el patio abandonado, lleno de rastrojos, figuras rotas y…una vaca.
¿Decepcionante? No para una escritora, tenía justo lo que necesitaba, el vacío, la nada que Nietzsche exploró desde la filosofía y hace muchos, yo revisé desde mi visión budista del mundo.
Sobre la Vacuidad
Volver al principio...
Tenía 10 años cuando decidí montar mi propio periódico y ser como la protagonista de mi libro favorito: Sheila la Magnifica. Una niña egocéntrica, creativa, repelente, mentira, divertida y genial de la que aún sigo prendada. Ella marcó mi camino y empecé a ser periodista antes de que nadie tuviera tiempo de preguntarme lo mismo que mi sobrina de 6 años hace unos días
- Oye y tú, cuándo seas mayor, ¿qué quieres ser?
Bendita inocencia la suya, la mía, la de Sheila. Recordé a esas niñas en un lugar mágico de Basilea. Me gustan los museos, pero me cuesta lidiar con mi déficit de atención cuando llevo muchas horas en ellos. Sin embargo, en el Museo del Papel del barrio de Sant Alban, me perdí 3 horas y me fui porque no quedaba más remedio.
Basler Papiermühle | basel.com
Mientras un grupo de adolescentes aburridos hacían el recorrido con desgana y obligados por su profesora, yo retorné a aquellos años de periodismo limpio, puro, tan blanco como el papel que un amable señor me enseñó a hacer tal y como se hacía hace 500 años usando el movimiento del mismo molino que hoy usa la fuerza del agua para crear magia.
Haciendo papel como hace 500 años on Vimeo
Haciendo papel como hace 500 años on Vimeo
Hice un recorrido por la historia del papel (incluido el del WC) que convirtió Basilea en el mayor productor de papel de Suiza en los siglos XVI y XVII. Y uno de los primeros lugares donde llegó la imprenta de Gutenberg, algo que contribuyó a convertir la ciudad en sede de la universidad más antigua de Suiza y una de las más antiguas del mundo.
Museo del Papel Basilea on Vimeo
Museo del Papel Basilea on Vimeo
Vuelta a la realidad
Lo peor de ser nómada digital es que, tarde o temprano, toca decir adiós y volver. Con mil anécdotas en el tintero que ahora toca recapitular y convertir en historias.
24 stops. Un paseo a través del arte
¿Qué nos deparará el futuro?
Quería que esta newsletter reflejara una pasión no olvidada, pero sí aplastada por el mundanal ruido y la imperiosa necesidad de la productividad diaria: el periodismo.
Pronto inauguraré en mi blog una sección sobre mis viajes, continuando la senda que marqué hace años, cuando aún éramos libres…
Las 3 personas que fui en Berlín
El periodismo está más vivo que nunca
A mi vuelta, sobrellevé la depresión post viaje con el #CongresoHuesca. Un evento en el que profesionales del ámbito de la comunicación se dieron cita para hablar de los retos e innovaciones en periodismo.
Congreso de Periodismo de Huesca (@congresodigital) | Twitter
Entrevista con Pedro Simón, escritor y periodista de @elmundoes
Me quedo con esta reflexión sobre #periodismo y #FakeNews:
Y si hay que escribir...pues escribamos.
Después de mi oda al periodismo y la labor de aquellos que crearon el papel y las técnicas que hacen posible que hoy podamos plasmar en soporte físico (o digital) nuestras ideas. Debo admitir que este mes he escrito poco, pero algo hay y espero que os guste.
Un Microcuento
Y un relato: El psiquiatra que surgió del baño. Publicado en Ratachillona
Y para terminar, un descubrimiento
Una newsletter para gente despierta
Mientras te recordemos, seguirás vivo
¿Cómo te sentirías si un día o una noche un demonio se deslizara furtivamente en la más solitaria de tus soledades y te dijera: “Esta vida, tal como la estás viviendo ahora y tal como la has vivido [hasta este momento], deberás vivirla otra vez y aún innumerables veces. Y no habrá en ella nunca nada nuevo, sino que cada dolor y cada placer, cada pensamiento y cada suspiro y todo lo indeciblemente pequeño y grande de tu vida deberá volver a ti, y todo en el mismo orden y la misma secuencia – e incluso también esta araña y esta luz de la luna entre los árboles, e incluso también este instante y yo mismo. ¿¡El eterno reloj de arena de la existencia se invertirá siempre de nuevo y tú con él, pequeña partícula de polvo!”?
¿Acaso te lanzarías al suelo rechinando los dientes y maldecirías al demonio que te hablara de esa forma? ¿O has vivido alguna vez un instante extraordinario, en el que hubieras podido responderle:? ¿“¡Eres un dios y nunca he oído algo más divino!”?
Cuando un pensamiento así se apoderase de ti, te metamorfosearía, tal como eres, o tal vez te trituraría; ¡la pregunta sobre cualquier cosa “¿quieres esto otra vez y aún innumerables veces?” se impondría sobre tu actuar como el peso más pesado! O, [podríamos preguntarnos], ¿qué tan bien dispuesto debes estar hacia ti mismo y hacia la vida para no desear ninguna otra cosa que no sea esta última, eterna confirmación, este sello?
Friedrich Nietzsche
¿Te ha gustado?
Zulay Montero

De mis #dramasdeescritor surge Diario de una nihilista, un lugar en el que buscaré el equilibrio entre estoicismo y existencialismo para no saturar. Por si te apuntas...

Para cancelar tu suscripción, haz clic aquí.
Si te han remitido este boletín y te ha gustado, puedes suscribirte aquí.
Creado con Revue por Zulay Montero.