Ver perfil

La tiza 2.0 - #16 XarxaTIC: 11 al 17 de abril de 2022

La tiza 2.0
La tiza 2.0
Desde el último número de “La Tiza 2.0” sois cincuenta más a los que os va a llegar este boletín. No es que me importen las métricas. Nunca me han importado pero, no puedo aislarme a la ilusión de saber que hay gente a la que le interesa lo que estoy escribiendo. Muchas gracias por estar al otro lado. Sí, incluso que sea para cuestionar todo lo que escribo. Algo que es tanto o más sano que aceptar acríticamente mis argumentos. O los de cualquiera.
Ha sido una semana en la que algunos han disfrutado de sus vacaciones y otros lo estamos haciendo desde el jueves, sabiendo que, mientras la mayoría de docentes vuelven a las aulas mañana, nosotros todavía podemos disfrutar de una semana de sesiones campestres, con torrá o paella a leña. Espero que los que ya las habéis casi agotado, hayáis disfrutado de ellas con las personas que más queréis o más os quieren.
También ha sido una semana en la que, como siempre sucede, ha habido una proliferación de temas educativos interesados que, por desgracia y salvo los dimes y diretes en las redes sociales, no van a solucionar nada. Bueno, a algunos nos ha satisfecho las ansias de nuestro “yo opinador”. Eso sí, cuando los debates se han convertido en contraponer opiniones a evidencias, sin ningún tipo de diálogo posible, ya ha dejado de ser algo que valiera la pena.
Y no, a día de hoy no hay ninguna propuesta seria para mejorar la educación, planes para inversión de recursos con criterios educativos ni, por desgracia, nada más allá de normativa que, no se sabe quién ha escrito ni para qué va a servir. Bueno, creo que la administración educativa es la gran hacedora de papeles inútiles. Por suerte, actualmente, ya no se hacen en papel. Es que cada barbaridad en negro sobre blanco acababa con la mitad del Amazonas.
Pero vayamos a lo que os interesa. A que os haga un resumen y os enlace de qué he hablado estos días en el blog…
En primer lugar he escrito acerca de los principios educativos de la UNESCO que, por lo visto, pretenden sustituir al informe Delors y que, curiosamente, están muy acorde con las políticas educativas que defienden determinadas administraciones y fundaciones privadas. Y aplaudidos, de forma muy poco sensata, por determinados docentes que ven en esos principios neoliberales solución a no se sabe qué. Bueno, a sus chiringuitos varios de competencias, DUAs, ABP o similares. Algunos están más interesados en satisfacer su ego o vender/se que en mejorar la educación. Lo bueno es que cada vez podemos detectar mejor a estos personajes.
No todo iban a ser malas noticias. Ha nacido una nueva asociación educativa en la Comunidad Valenciana (OCRE - Observatorio Crítico de la Realidad Educativa) que, a finales de mayo van a tener su primer congreso en la ciudad de Valencia. Creo que me acercaré porque sé que hay personas que han trabajado mucho para que viera la luz. Eso sí, no pude resistirme a comentar que, más importante que la creación de la asociación y del congreso, era la continuidad del proyecto que ha llevado a su creación. No sea que suceda, como ha sucedido en el pasado con algunas asociaciones, que se convierta en algo muy endogámico para cuatro amiguetes que piensan igual. Todas mis esperanzas puestas en el proyecto.
También perpetré un artículo acerca de la sensación que tengo como docente de vivir, permanentemente, en una montaña rusa. Con cosas que cambian a día que pasa. Con decisiones políticas que nadie sabe el sentido que tienen. Con leyes y más leyes. Con debates estériles. Con, en definitiva, una cantidad de velocidad, curvas y “loopings” que es imposible de asimilar por nadie.
Y, como es lógico, no podía dejar de hablar de la entidad privada que gestiona la educación catalana (la Fundació Bofill). Especialmente cuando su Director General de Innovación, que cobra más que el presidente del gobierno, dice que debemos enseñar al alumnado a ser resiliente, a que se conforme con lo que tiene, a que sufra penurias y a que aprenda que, con su precariedad, va a conseguir que él y todos los cargos políticos que gestionan la educación (no solo en Cataluña) se saquen una pasta en dinero público cada año. Por eso era importante sacar los datos de los salarios de los gestores políticos de la educación. Y lo más grave del asunto es que muchos de ellos cobraban sueldos de mierda o, simplemente, no cobraban ni un euro antes de que les pusieran en esos cargos. Así sí que se puede ser resiliente. Con casi cien mil euros al año (o más contando dietas) también lo sería yo.
Relacionado con lo anterior están los relatos que se venden acerca de la épica educativa. De la necesidad de convertirlo todo en un vídeo de TikTok. De la necesidad convertir a docentes en superhéroes o supervillanos. De vocaciones y desvaríos varios. Y así nos va.
No podía menos esta semana pasada que acabar planteando, debido a la insistencia de algunos de poder seleccionar a su profesorado para llevar a cabo determinados proyectos en sus centros, qué pasaría conmigo si lo hicieran. ¿Qué pasaría conmigo si un centro implantara las inteligencias múltiples, obligara a mandar deberes, trabajar por proyectos o, simplemente, hiciera obligatoria una sesión de mindfulness para alumnado y profesorado cada mañana? Pues que Jordi se iría a la calle. Así de claro. No por ser mejor ni peor profesional. Simplemente por cuestionar ciertas cosas. Cuánto les gusta a algunos la exclusión de determinados docentes. Eso sí, después estos son los que más se llenan la boca de inclusión y de la necesidad de alumnado heterogéneo. Hay qué joderse.
Finalmente, el último post de la semana lo usé para desmontar el tema de las viñetas educativas. Son un fraude. Al igual que lo son las frases descontextualizadas con atribuciones, en muchos casos, falsas. Es que hay personas que no saben ir más allá de la viñeta. Y cuando les intentas abrir un poco la mente se cierran en banda. Es lo que tiene no tener más argumentos que una triste y falsa viñeta. Es lo que tiene pertenecer a una secta educativa. Es lo que tiene vivir en un búnker, en solitud o con los que piensan igual que uno, y pensar que todos los que hay fuera son el enemigo.
Disfrutad de la semana. Estrujad el último día de vacaciones los que volváis mañana al curro y pensad que ya queda nada para verano. Yo trabajo para vivir (léase nómina a final de mes) y tener vacaciones. Por desgracia algunos han convertido su trabajo (no solo en el ámbito educativo) en su vida. Y eso, en mi opinión, es un error. Pero, al igual que uno puede no abrir ningún correo del IES ni prepara ninguna clase, otros pueden pasarse todas las vacaciones haciendo vídeos para su alumnado, Es lo que tiene poder decidir vivir como uno quiera.

Los principios educativos de la UNESCO
Nace la asociación educativa OCRE
Ser docente es vivir permanentemente en una montaña rusa
¿Cuánto cobran los cargos políticos que gestionan la educación catalana?
Épica educativa
Jordi, ¡sobras en mi escuela!
Las viñetas educativas
¿Te ha gustado? No
La tiza 2.0
La tiza 2.0 @xarxatic

Boletín semanal con las entradas de XarxaTIC

Para cancelar tu suscripción, haz clic aquí.
Si te han remitido este boletín y te ha gustado, puedes suscribirte aquí.
Created with Revue by Twitter.