Ver perfil

Descubre por qué te cuesta tanto ser feliz

Somos Líderes
La semana pasada estuve cenando con unos amigos. 
Estábamos en un restaurante y les pregunté: 
«¿Vosotros sois felices?»
«Ya está Pablo con sus cosas», me dijo uno de ellos. 
Pues sí. 
Pero es que me apasiona reflexionar sobre estos temas, y siempre que tengo un hueco los saco. 
El caso es que más de la mitad de mis amigos me respondieron cosas de este tipo: 
«Hombre, pues feliz feliz, tampoco». 
«Yo vivir vivo bien, pero en el fondo me gustaría cambiar algunas cosas».
¿Y sabes lo que más me sorprendió?
Que la mayoría de ellos vinculaba la felicidad al dinero. 
Yo, sin embargo, creo que la felicidad tiene 8 aspectos diferentes
La salud es el principal, y después hay otras cuestiones importantes:
El amor, la familia, el trabajo, la libertad para desarrollarte como persona, el ocio, los amigos y, claro, el dinero. 
Y hablando de esto les dije: 
«¿No os dais cuenta de lo privilegiados que somos por el simple hecho de estar aquí compartiendo y hablando de esto?»
Para muchos podrá parecer una pequeñez, pero la realidad es que hay gente que no tiene amigos con los que salir a cenar o a tomar una cerveza. 
Entonces, ¿el dinero es la clave para ser más feliz?
Vivimos en una sociedad en la que se nos enseña a relacionar lo que nos falta con nuestro grado de felicidad. 
Es muy heavy
Yo, cuando me di cuenta de esto, tomé una decisión: 
No quiero conseguir más cosas. 
Hace ya años que elegí disfrutar del camino. 
Y entonces uno de mis amigos me respondió: 
«Claro, pero eso depende de la situación en la que te encuentres». 
Vale, lo entiendo. 
Pero la clave está entonces en balancear, ¿no crees? 
Me refiero, que si realmente es dinero lo que quieres…
Entonces la solución pasa por trazar un plan, unas metas y unos hitos para conseguirlo. 
Sin embargo, ¿de verdad crees que eso es lo que te hará plenamente feliz?
Yo tengo mis dudas…
Lo que sí creo es que, independientemente de cuál sea tu objetivo, el problema está en que muchas personas arriesgan su felicidad en el camino.
Y llegan a pasarlo realmente mal porque se ven atrapados en ese círculo de ambición constante.
Siempre quieren más y más. 
Da igual si es una casa más grande, un coche más rápido… 
Valoran poco el presente, y así se lo dije a mis amigos: 
«¿Os imagináis estar ahora mismo en la planta de oncología del hospital de Alicante?» 
«¿Cuánto daríais en esa situación por estar como estamos ahora, cenando y compartiendo?»
Todo esto te lo cuento por una razón: 
Llevo años estudiando esto e intentando averiguar cuáles son las características que tienen en común las personas más felices del mundo. 
En definitiva, llevo años buscando la felicidad. 
Cuando lo hagas, por favor, me gustaría que me dieras tu opinión.
Ya te dije al principio de este mensaje que me apasiona hablar de estos temas. 
También me haría muy feliz, y nunca mejor dicho, que compartieras esta newsletter y el artículo con tus amigos. 
De ese modo les ayudarás a valorar más el presente y, de paso, me ayudarás también a mí a llegar a más personas. 
Hasta elh próximo miércoles, te mando un fuerte abrazo. n
¿Te ha gustado? No
Pablo Sántxez
Pablo Sántxez @pablosantxez

Aquí hablo sobre liderazgo y crecimiento personal (a mi manera).

Puedes registrarte, o no. Tú verás.

En los últimos años, he formado a directivos de más de 25 países y actualmente dirijo un equipo con cientos de empleados, pero ante todo intento ser feliz haciendo lo que hago.

Para cancelar tu suscripción, haz clic aquí.
Si te han remitido este boletín y te ha gustado, puedes suscribirte aquí.
Created with Revue by Twitter.
Avenida Maissonave, 9, Alicante