Historias

Por Pol Rodríguez

Un sólo gol en toda una carrera

#16・

Suscríbete a nuestro boletín

By subscribing, you agree with Revue’s términos y condiciones de uso and política de privacidad and understand that Historias will receive your email address.

Pol Rodríguez
Pol Rodríguez
En el verano de 1991 empecé a jugar al fútbol en el equipo de mi pueblo.
A los pocos días de empezar a entrenar, empezó la liga y, como no podía ser de otro modo, fui al banquillo.
Recuerdo aquel partido como si fuera hoy y no precisamente por el resultado: perdimos 1-4.
El caso es que en la segunda parte, cuando ya perdíamos 0-4 y el partido era imposible de ganar, el entrenador me mandó calentar.
Salí a jugar raudo y veloz en la posición de extremo izquierda. Puedes imaginarte la estampa: un tirillas de metro y medio y 11 años que salía al campo por primera vez.
El caso es que se produjo una jugada “compleja” con 21 de los 22 jugadores que estaban en el campo, dentro del área rival.
Sin saber bien cómo, la pelota cayó en mis pies a dos palmos de la portería y yo solo tuve que empujarla.
La pelota entró tímidamente cruzando la línea de gol y el sol se abrió paso entre las nubes proyectando un halo de luz sobre mi persona.
Fue un estallido de jubilo y alegría. Era gol!

De esto quizá sí se vive...
La historia del podcasting se remonta a 2004 cuando Ben Hammersly acuñó el término en un artículo para The Guardian.
Durante los último 18 años, hemos asistido a sentencias del tipo:
  • “Monetizar un podcast es imposible”
  • “Del podcast no se puede vivir”
Y un largo etcétera de afirmaciones escritas con sangre en alguna piedra sagrada del dios de los podcasters (supongo).
El caso es que la realidad acostumbra a ser tozuda y demuestra que estos profetas del podcasting se equivocaban.
Porque el Primer estudio de monetización de podcasts en español demuestra que el 52,6% de los podcasters ya están monetizando sus podcasts.
Y ojo, porque para el 15.3 % de los encuestados, el podcasting ya supone más del 50% de sus ingresos.
A ver qué dicen ahora los profetas…
Se equivocaban
Me giré después de marcar aquel “golazo” y vi venir hacia mi a Vilagut, un jugador de segundo año con una masa corporal 4 veces superior a la mía.
El bueno de Vilagut me arrolló con tal fuerza que un poco más y me dejo los dientes en el palo de la portería. Fue un gran día.
Después de aquel partido, mis amigos pensaron que iba a ser delantero toda mi vida. Pero se equivocaban porque mi trabajo, durante los 10 años que jugué al fútbol, nunca fue marcar goles.
Después de marcar el único gol de mi carrera, me dio la vena de ser portero y dejarme la piel (literalmente) en cada partido.
Cosas de la inconsciencia.
Saludos!
Pol
Si te ha gustado la newsletter, compártela 😉
👉👉 COMPARTE LA NEWSLETTER 👈👈
¿Te ha gustado? No
Pol Rodríguez
Pol Rodríguez @polrodriguezriu

Un email quincenal con historias sobre creación y monetización de contenidos.

Para cancelar tu suscripción, haz clic aquí.
Si te han remitido este boletín y te ha gustado, puedes suscribirte aquí.
Created with Revue by Twitter.