Un cable suelto

Por Pol Rodríguez

Un solo de trompeta

#9・
880

suscriptores

11

Publicaciones

Pol Rodríguez
Pol Rodríguez
En junio de 2019 mi hija Mar se marcó un solo de trompeta en un auditorio con 800 personas. Ocho centenares.
Tenía 12 años.
Se trataba del concierto final de la escuela de música en la que todos los niños y niñas cantaban en formato coral. En medio del concierto, reservaron un espacio para que la Big Band de la escuela saliera a tocar un par de temas. Mar era una de las 4 trompetas.
En uno de los dos temas, y sin que nosotros lo supiéremos, se levantó de su silla e improvisó un solo delante de todo el auditorio. A mí se me puso el culo apretado de narices, la verdad ;)
Fue un éxito y le aplaudieron con gran entusiasmo. Menudas narices tuvo.
Al salir del concierto, le felicitamos y yo le pregunté cómo era que se hubiera atrevido a tocar un solo delante de tanta gente.
Su respuesta me dejó con la boca abierta.

Una patada en los huevos de tu síndrome del impostor
Hay dos pensamientos que me han ayudado a lidiar con el síndrome del impostor durante mucho tiempo.
A mí me han servido y me siguen sirviendo siempre que lo siento, de modo que los voy a compartir contigo por si te pueden resultar útiles:
1.Siempre hay alguien que sabe más
Sea cual sea tu ámbito de especialización, siempre hay alguien que sabe más que tú. Ser el mejor en algo es muy complicado hoy en día. Por no decir imposible.
Pero tú no te diriges a esta persona que sabe más. Te diriges a todos los que saben menos. Los que están algunas pantallas por detrás de ti.
A estas personas les puedes ayudar mucho.
Esto me lleva al segundo argumento.
2.Sabes más que el 99,9% de la población
Por el mero hecho de especializarte en un tema, el que sea, ya sabes más que el 99,9% de la población.
Si lees sobre el tema, ves vídeos, forma parte de tu día a día, tienes experiencia… si ese tema forma parte de tu vida, sabes más, mucho más que el resto de la población.
Así que… la próxima vez que el síndrome del impostor aparezca (porque nunca deja de aparecer), dale una patada en los huevos con estos argumentos.
Si tienes algún otro argumento, te animo a responder este correo. Me encantará leerlo.
Una respuesta sorpendente
Cuando Mar salió del concierto, su madre la abrazo y todos le dimos la enhorabuena. Aún no habíamos salido del susto de verla tocar sola delante de toda aquella gente.
La verdad es que flipamos.
Cuando le pregunté cómo se había atrevido, ella me respondió con cara de despreocupación:
“Pare, ells no saben tocar la trompeta”
(Papá, ellos no saben tocar la trompeta).
Aplastante. Sencillo. Sabiduría infantil.
En el podcast de Mumbler, además de contar cómo estamos haciendo crecer nuestra empresa y ayudando creadores en el camino, hablamos de emociones.
Emprender tiene muchos retos y uno de ellos es el síndrome del impostor. Si quieres saber cómo luchamos contra él, te puedes suscribir.
Nos escuchamos en el podcast y nos leemos en 15 días.
Saludos,
Pol
¿Te ha gustado? No
Pol Rodríguez
Pol Rodríguez @polrodriguezriu

Un email quincenal sobre todo lo que aprendo creando y haciendo crecer mis proyectos.

Para cancelar tu suscripción, haz clic aquí.
Si te han remitido este boletín y te ha gustado, puedes suscribirte aquí.
Created with Revue by Twitter.