Ver perfil

Newsletter "casi" diaria de mercados financieros

2018, 30 de noviembre Para meditar hoy... "En el pasado, el hombre fue lo primero. En el futuro, lo p
Newsletter "casi" diaria de mercados financieros
Por Juan Ignacio Crespo • Publicación #139 • Visualizar online
2018, 30 de noviembre
Para meditar hoy…
En el pasado, el hombre fue lo primero. En el futuro, lo principal debe ser el sistema
      Frederick Winslow Taylor (1856-1915) 

Así se cruzaba a las 08:15h el dólar contra:
Euro: 1,1392$/€ (+0,01%)
Yen: 113,39 ¥/$ (-0,07%)
Yuan: 6,9427 Yuan/$ (+0,10%)
Algunos indicadores de interés
Índice Dow Jones Industrial: 25.338 (-0,11%)
Nikkei 225: 22.338 (-0,06%) 
SSEC (Shanghái): 2.588 (+0,81%)
VIX: 18,79 (+1,62%)
Índice Báltico Seco: 1.281 (-3,68%)
i Traxx Crossover 5 años: 344 (+1)
Prima riesgo deuda pública España: 120 p.b. (-1)
Llamativo hoy
  • La caída del 1,58% de la Bolsa australiana provocado esta vez, no por las caídas recientes del precio de las materias primas, sino por las pérdidas de las grandes superficies.
  • El PMI manufacturero de China en el mes de noviembre bajó a 50, que es la línea que separa la expansión de la contracción. Es el peor dato desde julio de 2016 y se espera que con el nuevo año baje aún más dado que desaparecerá el efecto de producir y exportar más antes de que entren en vigor, al terminar 2018, los nuevos aranceles de EEUU.
  • Ello hace que todo el mundo empiece a dar por descontado que las autoridades chinas pondrán en marcha (como hicieron en 2016, para evitar la recesión) un nuevo programa masivo de estímulos fiscales y monetarios.
  • Hay un dato malo más que añadir a los malos datos del sector de la construcción en EEUU: los contratos de arras cayeron un 2,6% mensual en octubre (se esperaba +0,5%). La tasa anual se queda en -4,6%.
  • La rentabilidad de la deuda pública de EEUU a 10 años está en 3,02%. La de la deuda pública de Italia a 10 años baja a 3,19% desde 3,26% (prima de riesgo, 287 puntos básicos).  

Sin inflación
En la Newsletter del 16 de noviembre comentábamos una vez más que ni había inflación en EEUU ni perspectiva de que fuera a haberla en un futuro próximo (algo que ha quedado confirmado con los nuevos datos publicados ayer).
Y también, dado que el tipo de interés real de la deuda pública a 10 años en esa fecha estaba en 0,65%, presagiábamos que debería reducirse para seguir oscilando no muy lejos de cero que es donde parece más razonable que estén los tipos reales en una etapa tan avanzada del ciclo económico expansivo de EEUU.
En consonancia con todo eso, incluso se aventuraba un intervalo hacia el que debería dirigirse el tipo de interés nominal de la deuda pública a diez años: 2,70%-2,90%.
Desde entonces, algo se ha movido en esa dirección y, a fecha de hoy, ha pasado del 3,11% del 16 de noviembre al 3,02% de ayer. Poco es, pero hay razones para que avance en esa dirección. 
Y es que ayer se publicó la evolución del deflactor del consumo privado en USA para el mes de octubre, que se mantuvo en el mismo nivel que en septiembre: +2% en tasa anual.
Para la inflación subyacente el dato se situó 1,8%; es decir, por debajo del 2% (que es el objetivo que se plantea la Reserva Federal a la hora de modular su política monetaria) por lo que, de persistir en niveles iguales o inferiores al actual, llevaría al banco central norteamericano no solo a detener las subidas de tipos de interés sino incluso a iniciar su bajada.
Aunque este planteamiento drástico está muy alejado de lo que tiene anunciado la Reserva Federal que quiere hacer en los próximos doce meses, el comportamiento moderado de la inflación subyacente, tanto en el IPC como en el PCE (como puede apreciarse en el gráfico) parece que está empezando a hacer mella en la moral de las autoridades monetarias de EEUU, a juzgar por las declaraciones de anteayer del Presidente de la Reserva Federal, Jerome Powell.
Es, pues, bastante probable que el calendario de subidas de tipos de interés que tiene anunciado la Reserva Federal (cuatro subidas más, de las que una tendría lugar en diciembre y las otras tres a lo largo de 2019) pueda verse alterado en las semanas próximas, a la vista del mal comportamiento del sector de la construcción en EEUU, la marcha moderada de la inflación y la desaceleración global.
Desde luego, mirando el gráfico, y viendo como se está comportando la inflación subyacente del PCE (ese 1,8% de octubre y la rebaja hasta el 1,9% del dato de septiembre) la Reserva Federal seguro que está empezando a preguntase si no estará errando el tiro. Si a eso se suman las andanadas que recibe de parte de Donald Trump (que le acusa de estar “haciendo descarrilar” la expansión económica) y las presiones cada vez menos disimuladas desde el Tesoro (con su Secretario, Steven Mnuchin, perdiendo la confianza de Trump, y haciendo una encuesta entre inversores para ver que opinan que debería hacer la Reserva Federal) parece que la presión solo tiene una dirección ahora mismo: hacia la interrupción de las subidas de tipos de interés.
Los días 18 y 19 de diciembre habrá reunión del Comité de Mercado Abierto de la Reserva Federal, que es donde se decide la política monetaria. Tres semanas por delante para sufrir esa presión. Será difícil que la soporte bien.   

Descargo de responsabilidad
Éste es un comentario sobre la economía y los mercados y no da recomendaciones ni de compra ni de venta de ningún tipo de activo. Información y opinión, pero no asesoramiento ni recomendación. Cada inversor debe realizar su propio análisis y/o contratar con terceros el asesoramiento financiero profesional que crea conveniente.

Rumbo Sur de la inflación subyacente
Artículos y vídeos recomendados
Low Oil Prices: An Indication of Major Problems Ahead? | Our Finite World
Más información de mercados
Business & Financial News, U.S & International Breaking News  | Reuters
Investing.com Español - Finanzas, Forex y Bolsa de Valores
¿Te ha gustado?
Juan Ignacio Crespo

Newsletter of juanignaciocrespo

Si no deseas recibir más esta newsletter, por favor, date de baja aquí.
Si te han remitido esta newsletter y te ha gustado, puedes suscribirte aquí.
Creado con Revue por Juan Ignacio Crespo.