Ver perfil

#4 Interior Latam (2022): Bitácora de un tiktoker cundinamarqués 🤳

Florencia Luján
Florencia Luján
Hola, soy Florencia Luján, desde Entre Ríos, Argentina, y te doy la bienvenida a Interior Latam, un newsletter de Distintas Latitudes con mirada local.

Hace un mes comencé a seguir La granja del Borrego, la cuenta de redes sociales de Carlos Alberto Díaz, un adolescente colombiano que explica cómo es su vida en el campo, con el fin de visibilizar y generar conciencia sobre la importancia de la labor agrícola. Lo más asombroso: que, a pesar de ser campesino, una figura usualmente invisibilizada y menospreciada, su perfil de TikTok cuenta con más de cinco millones de seguidores y sus videos con cientos de miles de reproducciones.
“El Borrego”, como le llaman a Díaz por su cabello rizado, no es el único que hace esto en Colombia. También están Nubia e Hijos, Fabio Enseña, Jhesid Goyes y otros. Todos hablan del cuidado de los animales, la conservación del medio ambiente y la realidad de la población campesina. Sin embargo, lo que más me llama la atención del Borrego es el sentido de constancia y responsabilidad social que pone en su trabajo aun desde una edad tan temprana.
En esta edición de Interior Latam vamos a hablar sobre cómo este adolescente ha sabido aprovechar las redes sociales para mostrar cómo se gestiona una granja desde su historia personal y los recursos que tiene a la mano: una finca, sus animales, huertas y hortalizas. También, sobre la oportunidad que ofrecen redes como TikTok de mostrar realidades poco representadas en los medios tradicionales, incluidos muchos de Internet. Veamos quién es y qué hace “el Borrego”. 
PD: Hacia el final te dejo una invitación 😘
✍ Florencia Luján (@flolujan)
Ilustración: Rocío Rojas
Ilustración: Rocío Rojas
Bitácora de un tiktoker cundinamarqués
“¿Alguna vez habían visto un huevo con espinillas, con un lunar, con pecas, con arrugas o rasposo? ¿No? ¡Pues acá les cuento!”. Así empieza el video más popular de La granja del Borrego, un canal de TikTok protagonizado por Carlos Alberto Díaz, un joven colombiano de apenas 15 años y energía contagiosa que en los últimos meses se ha convertido en una especie de influencer del campo latinoamericano. 
El video, que dura apenas 30 segundos, ocurre en la finca de su familia, ubicada en San Francisco de Sales, una ciudad perteneciente al municipio de Cundinamarca. Vestido con un gorro de paja, un pantalón camuflado y una botas sucias por el fango, el Borrego se muestra curioso y conversador mientras sostiene cinco huevos que le sirven para explicar que, si tienen espinillas o lunares, es que la gallina come mucho calcio; si tienen pecas, que la gallina está creciendo; si tienen arrugas, que la gallina es joven; y si son rasposos, que la gallina no toma suficiente agua.
Este video, que tiene ya más de cinco millones de reproducciones y 14 mil comentarios de seguidores con felicitaciones y dudas, es uno de los tantos que el Borrego viene publicando desde julio de 2020, cuando pasó de ser un simple estudiante de secundaria a uno de las voces jóvenes más seguidas de América Latina.
RETO: like y comparte si te acabo de sorprender! #huevos
Cuando llegó la pandemia por Covid-19, El Borrego comenzó a visitar más seguido una finca familiar que estuvo “casi abandonada” por 20 años. Allí descubrió un espacio “agradable” en el que aprendió a alimentar animales, sembrar alimentos y hacer composta, entre otras tareas de granja que le gustaron. Así hasta que un día su hermano Juan David, hoy conocido como “el hermanager”, le propuso hacer videos para redes sociales.
A partir de entonces, ambos decidieron crear contenido sobre las tareas que realizaban a diario en la finca. El objetivo: visibilizar y generar conciencia acerca del trabajo que conlleva “ver un tomate sobre la mesa”. Así, en plena cuarentena, comenzaron a construir una especie de bitácora donde Carlos muestra su rutina en la finca familiar y algún que otro reto o coreografía que sea tendencia.
En un video del Instituto Colombiano de Bienestar Familiar (ICBF Juventud), el Borrego explica que apuntaron a TikTok, YouTube e Instagram porque “vimos que no había contenido divertido y educativo” sobre ese tema. Juan David, su hermano, añade que quieren utilizar estas plataformas para visibilizar temas relativos al campo, pero también para aprender y compartir buenas prácticas ambientales. 
La verdad: no podían haber apostado mejor. Según The Cloudfare Blog, en 2021 TikTok fue el sitio más popular de Internet, por delante incluso de gigantes consolidados como Google y Facebook. De acuerdo con un reporte de la propia red social, que tiene ya más de mil millones de usuarios en todo el mundo, esta es utilizada por más de 64 millones de personas en América Latina, la mayoría adolescentes y jóvenes de hasta 25 años.
Gracias al poder de esta y otra plataformas, hoy el Borrego puede enseñar a sus más de cinco millones de seguidores a hacer una matera biodegradable, explicarles cosas curiosas sobre los freijones, mostrar cómo cocina una tortilla su mamá, o simplemente responder las preguntas que le hacen sobre cómo alimentar mejor a las gallinas o cosechar hortalizas más sanas, algo que difícilmente encuentren en otro lugar. 
Pero incluso más: las redes sociales le han dado la posibilidad de mostrar de una forma fresca y novedosa una visión positiva sobre el campo, así como de conocer y compartir con otros como Nubia e Hijos, una familia campesina de Chipaque, también en Colombia, que ofrece tips para hacer dulces desde la huerta.
Hace un año, el Borrego contaba en una entrevista a El Tiempo que, al inicio, su papá, que es veterinario, les regañaba porque pensaba que perdían el tiempo haciendo videos de bromas, nada útil. “Luego se dio cuenta de que hacíamos un contenido importante, algo más serio y positivo. Desde ahí nuestra familia nos apoya mucho más y nos brinda la ayuda necesaria para hacer los videos”. 
Y tiene toda la razón. A su manera divertida y natural, el Borrego enseña la realidad de quienes trabajan el campo en Colombia, muchos de los cuales carecen de tierras y no cuentan con los recursos ni la infraestructura necesaria para realizar sus labores. “Me gusta llevar ese mensaje de apoyo al campesinado, porque es una labor dura”, le comentó a El Tiempo. “Lo conozco y me he dado cuenta de que es un trabajo que no lo reconocen como se debería. Mi idea es generar pequeños cambios que después van a ser grandes”.
Según el informe Guerra contra el campesinado: dinámicas de la violencia y trayectorias de lucha (1958-2020), el conflicto armado en Colombia ha causado la muerte de cerca de 250 mil campesinos, así como el desplazamiento de otros cuatro millones de ellos.
Hoy el 31.8% de la población colombiana se identifica como “campesina”, de acuerdo a la Encuesta de Cultura Política realizada en 2019 por el Departamento Administrativo Nacional de Estadística (DANE). Sin embargo, sólo el 24.5% de los jóvenes se reconoce como tal.
Por eso, la demanda más urgente del campesinado colombiano, además de ser reconocido como la principal víctima del Conflicto Armado, es que el Estado formalice y profundice los derechos de quienes, como ellos, trabajan en zonas rurales en condiciones de exclusión social, una cuestión fundamental para reivindicar su figura en el país.
Si bien estas demandas podrían tener mucha más visibilidad en las redes sociales, lo cierto es que canales como La granja del Borrego logran transmitir la importancia de la labor agrícola y generar empatía y admiración por quienes se dedican a ella. 
Y todo parece indicar que así seguirá siendo. “El futuro de La granja del Borrego será grande, no sólo en seguidores, animales y plantas”, dice su “hermanager” en una entrevista. “También en conocimiento, sabiduría y comunidad que gire alrededor del campo colombiano”. 
Aunque el Borrego aún no sabe qué será de él en el futuro, de momento seguirá creando contenido que dé cada vez más valor al campo colombiano. 
¿Te ha gustado? No
Florencia Luján
Florencia Luján @InteriorLatam

El newsletter de mirada local de Distintas Latitudes.

Para cancelar tu suscripción, haz clic aquí.
Si te han remitido este boletín y te ha gustado, puedes suscribirte aquí.
Created with Revue by Twitter.