Ver perfil

Grandiosos espectáculos multimillonarios y joyas rodadas con cuatro duros (Expediente Espinof #62)

Expediente Espinof
Expediente Espinof
¡Salutaciones, queridos lectores y lectoras! ¡Víctor López G. de nuevo a las riendas de nuestra newsletter Expediente Espinof con un buen puñado de recomendaciones!
Como norteño —leonés, para ser más exactos— afincado en el mediterráneo que soy, el calor de junio empieza a hacer demasiada mella en mi organismo, así que lo mejor que se me puede ocurrir para combatirlo es una buena dosis de cine, ya sea en una sala de cine o en el salón de casa previamente aclimatado. Si no os parece mala idea, pero no tenéis demasiado claro qué podéis llevaros a las retinas, por aquí os dejo un buen surtido de recomendaciones marca de la casa.

Tres espectáculos a gran escala
Para no perder la costumbre, voy a comenzar repasando tres títulos concebidos para disfrutar en una sala de cine con una superficie de proyección gigantesca, un sistema de sonido potente y en medio de ese ambiente festivo que transforma lo que muchos denominan como “experiencia cinematográfica” en algo colectivo y único.
La primera de ellas acaba de estrenarse, y es ‘Jurassic World: Dominion’; el cierre de la trilogía iniciada por Colin Trevorrow en 2015 y que continuó J.A. Bayona en 2018 con su interesantísima ‘El reino caído’. Una producción ante la que no tenía la más mínima expectativa y que, sorprendentemente, se ha terminado convirtiendo en mi secuela favorita de la franquicia —con permiso de la infravalorada ‘El mundo perdido’—.
Hace una larga temporada se rumoreó un crossover entre la saga ‘Jurassic’ y mi adorada ‘Fast & Furious’, y esta ‘Dominion’ es lo más parecido que vamos a poder llevarnos a la boca. Los niveles de locura y caos de sus set pieces son estratosféricos, la acción luce a las mil maravillas y no tiene ningún tipo de freno ni autocontrol; algo que muchos considerarán negativo, pero que a mí me ha brindado dos horas y media de pura diversión sin filtros.
Y, para rematar la jugada, todos mis miedos a otra explotación nostálgica rancia made in Hollywood han terminado siendo infundados, porque el largometraje funde perfectamente dos generaciones, devolviéndonos a los personajes de Sam Neill, Laura Dern y Jeff Goldblum con un mimo directamente a su peso en la trama y a su participación activa en ella. Así da gusto enfrentarse a una franquicia.
'TOP GUN: MAVERICK' es el BLOCKBUSTER PERFECTO | Crítica sin spoilers - Vídeo Dailymotion
'TOP GUN: MAVERICK' es el BLOCKBUSTER PERFECTO | Crítica sin spoilers - Vídeo Dailymotion
Ya que hablamos de nostalgia, sería casi negligente no detenernos a alabar como es debido a esa maravilla titulada ‘Top Gun: Maverick’; una secuela tardía —llega 36 años después de su predecesora— que pude disfrutar en una sala IMAX y que no dudo en catalogar, simple y llanamente, como “el blockbuster perfecto”.
Aunque pueda sonar a exabrupto fruto del entusiasmo, no me cabe la menor duda de que el logro técnico y formal en lo que respecta a sus gloriosas secuencias de acción está a la altura de la revolución que supuso ‘Mad Max: Furia en la carretera’ en 2015; y es que sus combates aéreos, rodados sin trampa ni cartón por los propios actores en extenuantes jornadas de pilotaje, además de provocar auténtico vértigo, llegan a desencajar mandíbulas.
Pero el secreto del arrollador éxito de ‘Maverick’ va mucho más allá de su técnica, localizándose en su capacidad para abrazar el espíritu de la ‘Top Gun’ de Tony Scott y mejorar su fórmula con un tratamiento de personajes fantástico y con una carga dramática que hace complicado contener las lágrimas en su tercer acto. Joseph Kosinski y Tom Cruise nos han hecho un regalo que no se paga con dinero.
Igualmente rompedora, aunque a su manera, es esa delicia titulada ‘Todo a la vez en todas partes’; uno de los grandes bombazos de este 2022 que llegó a España tras irrumpir con una fuerza inesperada en la taquilla estadounidense, donde ya ha superado la barrera de los 60 millones de dólares en un mundo dominado por superproducciones y grandes estudios.
Después de debutar con su “drama de pedos” ‘Swsiss Army Man’, los Daniels se han vuelto a aliar con el prestigioso estudio A24 —que esta vez no se limita a distribuir, sino que también produce— para dar forma a un pequeño milagro con una creatividad desbordante y que, con su relativa modestia logística, ha dejado en pañales las propuestas multiversales de la competencia.
Ciencia ficción, artes marciales, comedia tan libre y disparatada, crisis existenciales y un corazón inmenso canalizado a través de sus encantadores protagonistas convierten a este hitazo indie en todo un imprescindible y en una luz especialmente brillante que nos recuerda que, pese a todo, sigue habiendo espacio para este tipo de productos en nuestros cines. 
Cámaras de andar por casa, películas inmensas
Después de hablar sobre tres largometrajes que, presupuestos a un lado, destacan por su vertiente técnica —‘Jurassic World: Dominion’ está rodada en 35mm y 65mm, ‘Top Gun: Maverick’ con la punteras Sony Venice modificada para la ocasión y ’Todo a la vez en todas partes’ con la siempre fiable Alexa Mini de Arri—, es un momento perfecto para reivindicar que, como suele decirse, “la cámara no importa”.
El número de largometrajes que han enamorado a medio mundo durante los últimos años y que han sido capturados con material “de andar por casa” resulta sorprendente. Sin ir más lejos, la en su momento rompedora Canon 5D Mark II —que continúa siendo sorprendentemente sólida 14 años después de su lanzamiento— hizo posible uno de los mejores títulos de ciencia ficción de la pasada década.
Me estoy refiriendo a ‘Coherence’, de James Ward Byrkit; una joya independiente producida con cuatro duros, con un reparto inspiradísimo y con un libreto brillante. Pero la full frame de Canon también formó parte del equipo del impresionante debut zombi de Jeremy Gardner ‘The Battery’, de ‘Frances Ha’ —una de las grandes cintas del movimiento Mumblecore dirigida por Noah Baumbach—, o de buena parte de la filmografía de Quentin Dupieux, incluyendo la demencial ‘Rubber’ o la hilarante ‘Wrong’.
Pero no todo en esta vida son los sensores gigantescos, porque el sensor APS-C de la hermana pequeña de la 5D también ha sido de lo más prolífico. Y es que entre los largos rodados con la Canon 7D —que tuve en su día y no pude adorar más— están la ‘Tiny Furniure’ que puso Lena Dunham en el candelero antes de su popular ‘Girls’, la encantadora ‘Like Crazy’ que arrasó en Sundance o la sugestiva ‘Sound of my Voice’ en la que colaboraron Hal Batmanglij y la musa de la sci-fi indie Brit Marling.
Y si lo vuestro no son las cámaras al uso, siempre podéis marcaros un Soderbergh, sacar vuestro iPhone y rodar un thriller como ‘Perturbada’ o un drama deportivo como ‘High Flying Bird’. Eso es eficiencia.
Bolas extra
  • Para ver en episodios: ‘La serpiente de Essex’
  • Para leer: ‘Buenas noches, Punpun’ (Inio Asano)
  • Para escuchar: ‘The Free Life’ (Turbowolf)
  • Para jugar: ‘Elden Ring’ (Sí, sigo ahí desde la última newsletter, y no puedo parar)
  • Para ver en YouTube: ‘Psych2Go’
¿Te ha gustado? No
Expediente Espinof
Expediente Espinof

Los redactores de Espinof recomiendan cada semana sus películas y series favoritas, una guía para que no pierdas tiempo buscando qué ver.

Para cancelar tu suscripción, haz clic aquí.
Si te han remitido este boletín y te ha gustado, puedes suscribirte aquí.
Created with Revue by Twitter.