Ver perfil

Todos quieren una audiencia: 4 claves para crear tu mercado en Internet

Todos quieren una audiencia: 4 claves para crear tu mercado en Internet
Por Eduardo Remolins • Publicación #18 • Visualizar online
2021 se va pero la economía de creadores se afianza. Esta es la forma de crear una audiencia para aprovecharla.

Foto: Airfocus en Unsplash
Foto: Airfocus en Unsplash
Estamos casi al final de 2021 y termina otro año “especial”. 
Todavía con las turbulencias que generan los nuevos brotes y cepas de corona en distintos países, es fácil caer en el diagnóstico trillado: “todo ha cambiado. Ya nada será igual”. 
Es cierto, por supuesto. Aunque esta crisis bastante prolongada a veces nos hace dejar en segundo plano los cambios extraordinarios que se están dando también en la sociedad y la economía debido al cambio tecnológico. 
Y no hace falta que hablemos de la carrera por llegar a Marte, los avances en la inteligencia artificial y la robótica o la medicina genética. 
Hay cosas que nos parecen ya mucho más mundanas, que no nos sorprenden, y que sin embargo son revoluciones silenciosas que están cambiando la estructura económica, gradual pero persistentemente. 
Una de las tendencias que está transformando más dramáticamente el mundo del trabajo y las empresas es la posibilidad para cualquier individuo de crear fácilmente una empresa unipersonal. 
Hoy cualquiera puede vender en cualquier lugar y puede hacerlo solo, aunque cuente con ayuda y servicios de miles de personas alrededor del mundo. 
Yo S.A.: El cambio tecnológico detrás del boom de las empresas unipersonales | Revue
Hay cada día más y más herramientas para dar a conocer nuestro producto o servicio, distribuirlo, venderlo y cobrarlo. 
El impacto de que cada vez más personas puedan trabajar de manera independiente (y lo hagan) no lo estamos viendo ahora. Al menos no en su totalidad. 
Es un cambio de base que se está manifestando poco a poco pero que va a hacer que en unos años hablar de “el trabajo” sea una cosa totalmente distinta a lo que han conocido las últimas tres o cuatro generaciones. 
Un mundo laboral con mucha mayor flexibilidad, libertad y productividad de las personas se está gestando rápidamente. 
La mayor limitación para un emprendedor digital
Sin embargo, no todo es idílico. Dentro de ese panorama general optimista existen varias luces amarillas. 
Hay muchas limitaciones y riesgos que existen al establecerse como “solopreneur”. 
Uno de los problemas que se mencionan es que, para ser un emprendedor en solitario, necesitamos de grandes plataformas o marketplaces como Amazon, por ejemplo. 
La principal crítica es la dependencia que se genera con respecto a esas grandes empresas. 
En otras palabras: ¿de quién son los clientes? ¿Tuyos o de Amazon?
La respuesta es: depende. 
Básicamente depende de si tienes una manera de llegar a ellos que no requiera de intermediarios. 
Una lista de emails, esencialmente. 
Ellos son tu mercado, no los millones y millones que pueblan Amazon buscando productos. 
Esto vale una aclaración: no estoy diciendo que esos clientes que no son “tuyos” no vayan a comprarte. 
Solamente que para llegar a ellos sí dependes de un tercero, que hoy te pone en contacto con ellos pero quizás mañana pueda decidir no hacerlo. 
“El dinero está en la lista”, solían decir los viejos marketineros de internet. Y algunos lo siguen diciendo. 
La confianza se monetiza fácil
El equivalente para los creadores de la lista de correos es la audiencia. 
Los creadores son esa versión de los emprendedores digitales que basa su negocio en la creación de contenidos. 
Sea con fines de entretenimiento, educación o de otro tipo, el contenido es su forma de expresión y es el que genera seguidores que confían en la calidad y valor de lo que produce esa persona. 
Para un creador la audiencia lo es todo. 
Son los seguidores que tiene un blogger, influencer, escritor, vloger, artista digital, o cualquiera que cree contenido para entretenimiento o formación y lo distribuya en la web. 
Hasta tal punto es importante que hoy crear un negocio digital personal es, esencialmente, crear una audiencia. 
La forma más directa de ser un emprendedor en Internet hoy es transformarse en un creador e ir generando un grupo de personas interesadas en nuestro contenido. 
Es un camino natural y que va tomando más y más importancia. 
¿Por qué? Porque en la eterna guerra por la atención que existe en un mundo saturado de información y estímulos (por no mencionar de ofertas comerciales), tener un grupo de gente que confía en lo que haces y lo valora, es inapreciable. 
Tu audiencia es el grupo de personas que confía en lo que sabes y en lo que ofreces. 
Y la confianza, como se suele decir, es fácil de monetizar, aunque difícil de generar. 
Toma tiempo y consistencia en el trabajo. 
Las claves para crear una audiencia
Aún así, todo lo bueno que tiene la economía de creadores está supeditado a que consigas una audiencia. 
Tener tu propio micronicho (tu monopolio personal), no depender de intermediarios, tener libertad geográfica y no depender 100% de un sólo país y de sus reglas. 
Todas esos son beneficios de la economía de creadores y obtenerlos depende, a su vez, de poder crear una audiencia. 
Entonces, ¿qué hace falta para tener una audiencia?
Básicamente, cuatro cosas. 
1- Contacto prolongado. Como mencioné antes, la confianza es fácil de monetizar, pero difícil de crear. Requiere tiempo y consistencia en la distribución de un contenido de calidad, de valor para los miembros de esa comunidad. 
2- Darle al contenido un enfoque personal. La gente sigue a la gente, no a las empresas ni los productos (salvo contadas excepciones). 
Cuanto más muestras quién eres personalmente, qué cosas crees, qué estás haciendo y cómo te está yendo, más rápido crece tu audiencia y mejor interactúas con ellos. 
Requiere un cierto grado de exposición personal, por eso no le gusta a todo el mundo. 
3- Dar mucho antes de pedir. Esto es seguir la regla de Pareto para la gestión del contenido: 80% (o más) de contenido gratuito y de valor, 20% (o menos) de mensajes o pedidos comerciales. 
Esta es la base de la creación de confianza y del interés de los seguidores. No se trata de ir agresivamente a hacer una oferta comercial en cada oportunidad que aparece, sino de dar mucho más de lo que se pide. 
“Pedir” puede ser hacer una oferta comercial o solicitar un correo electrónico. “Dar” es ofrecer información, consejo, ayuda, en suma: valor. 
La relación siempre tiene que ser muy superior a favor de lo que da, no de lo que se pide. 
4- Encontrar la plataforma adecuada. Es necesario encontrar la tribu a la que pertenecemos y comenzar a interactuar con ellos. 
No todas las plataformas funcionan para todos. Cada perfil, cada tipo de creador, puede sacar más o menos partido de cada una. 
Algunas, como Twitter, pueden ser bastante “multipropósito”. Pero otras, como GitHub o Reddit tienden a tener un sesgo. 
Los programadores y cualquier profesional “techie” se sentirá a sus anchas en Reddit. La gente de finanzas también. Pero el resto quizás tenga que buscar en otro lugar. 
Linkedin es la más subestimada de todas las redes sociales. Y por lo tanto tiene un enorme potencial apenas aprovechado. 
Facebook es la más criticada, por pasada de moda y, muchos dirían, en declive, pero sigue teniendo utilidad y tracción, especialmente para las demografías de 40+. 
Instagram fue la niña bonita para todo lo que es visual (hoy también audiovisual) y TikTok es el lugar donde todos quieren estar. 
Las redes y plataformas que más me sirven
Yo personalmente encuentro más feedback y posibilidades de interactuar con mi “tribu” en Linkedin y, últimamente, en Medium, una plataforma orientada a bloggers y escritores. 
En esta última plataforma encontré algo que, al menos en mi caso, no es tan simple de obtener: feedback, por un lado, y posibilidades de crecer rápidamente en seguidores por el otro. 
Revue (la plataforma para newsletters en la que estás leyendo ahora este artículo), está pensada para integrarse a Twitter, su compañía madre. 
Twitter es una red social donde lo que prima es la inmediatez, la velocidad. Mientras que Medium o Linkedin son lugares donde los artículos tienen una “vida útil” mucho más larga. 
Mis publicaciones en Revue comenzaron a mediados de año, mientras que en Medium escribo hace menos de un mes. 
Aún así la cantidad de seguidores, lecturas e interacción (engagement) ha sido mucho más alta en Medium. 
Es cierto que ambas experiencias no pueden compararse directamente ya que en Medium decidir hacer el experimento de escribir en inglés. Eso sólo aumenta bastante el público potencial (y deja afuera a otros, por supuesto). 
Digo todo esto para reforzar mi primer punto: cada creador debe buscar dónde se siente más cómodo y dónde se da una mejor dinámica con los lectores. 
Para terminar, dos cosas.
Primero, si leen inglés y les interesa, pueden ver lo que publico en Medium, con más frecuencia que aquí.
Y, como van a poder ver, con un formato y estilo a veces un poco diferente. 
Los temas que toco no son sólo los que toco aquí sino que a veces voy a temas más personales. 
Segundo, no sé cómo (en qué formato y/o plataforma) seguiré escribiendo el año que viene, pero todas sus ideas y consejos al respecto son bienvenidos. 
Tengo varias opciones en la cabeza en este momento pero es algo a lo que le voy a dedicar tiempo para pensar ahora que termina el año. 
Y hablando de eso, este es el último número de Econamics de este año, así que espero que hayan disfrutado los artículos tanto como yo disfruté escribirlos. 
Que pasen todos muy Felices Fiestas y que comiencen un gran año.
¡Nos vemos en 2022!
¿Te ha gustado?
Eduardo Remolins

La tecnología y los negocios que están cambiando el mundo, explicado para emprendedores, inversores y curiosos.

Para cancelar tu suscripción, haz clic aquí.
Si te han remitido este boletín y te ha gustado, puedes suscribirte aquí.
Creado con Revue por Eduardo Remolins.