Ver perfil

De regreso a la "normalidad"

De regreso a la "normalidad"
Por Dan Campos • Publicación #8 • Visualizar online
Antes que los semáforos, nosotros marcamos la pauta a seguir

¿Verde? ¿Qué clase de tono de naranja de semáforo es ese?
¿Verde? ¿Qué clase de tono de naranja de semáforo es ese?
Y cuando desperté, la normalidad seguía ahí
El fin de semana pasado, antes de cualquier indicador de semáforo, ya se notaban algunos cambios. El viernes todavía se respetaban los asientos vacíos para marcar “sana distancia” en las salas de cine, pero el sábado, misteriosamente, eso ya no existía, al menos en el cine al que acudí. El domingo, en el Soriana, cuando hacía el súper, ya no había flechas que indicaran los sentidos de los pasillos. Ese mismo día, en el mercado del barrio, todas las puertas funcionaban como entradas y salidas a la vez. Señales de que el apocalipsis pandémico había llegado a su fin.
Revisando la página de datos del Covid del gobierno de México, en este momento hay 39,404 casos activos estimados, y 3,968,210 casos positivos estimados. Se muestra un descenso constante de esta tercera ola, que sin embargo muestra números cercanos al máximo de la primera ola (9,556 casos el 1o de agosto de 2020, promedio de 7 días de 7,022 esa semana, en comparación a los 5,286 casos nuevos del 15 de octubre de 2021, promedio de 5,067 en la semana en curso). Ciertamente los números van a la baja, la vacunación a la alta, y la inclusión de más sectores de edad a la misma es algo positivo.
¿Qué cambió en la pandemia? Fuera del aumento en el desempleo, la baja en los salarios, el aumento masivo de repartidores de servicios de aplicaciones como Didi o Rappi, y la polarización entre nosotros, estamos en realidad ante panoramas muy similares a los pre-pandémicos. El trabajo remoto se volvió algo más normal, pero no solo en Estados Unidos, sino en México, es algo que solo afecta a una cantidad mínima de la población: oficinistas privilegiados con ingresos muy superiores a la media. Los algo privilegiados se volvieron más privilegiados.
Esto curiosamente sirvió para que varias personas que “soportaban” las interacciones sociales, se encapsularan y encerraran más. ¿Ir al cine? ¡Para qué si en unas semanas estará en streaming! ¿Comprar algo en tiendas? ¡Todo me llega gracias a Amazon! ¿Organizarme en una junta de trabajo? ¡El poderoso Zoom y el inevitable WhatsApp todo lo vencen! Incluso con vacunas, espacios seguros, desinfección de lugares, sana distancia, o un cirujano con tanque de oxígeno al lado, muchos se rehúsan a volver a salir y convivir. La “comodidad” se los impide.
Queda claro que vivimos en distintas realidades. En ciudades como mi natal San Juan de los lagos, fuera del centro, prácticamente nadie usaba cubrebocas. Aquí en la Ciudad de México, la vecina del departamento 3 nunca lo usó, y eso que es súper amiga de la vecina del departamento 1, la cual siempre se cubre a la menor advertencia de que alguien más se aproxima por las escaleras. Dos perfiles radicalmente distintos que quizás tengan que ver con la edad y la salud de ambas, en donde una promovía el uso de los ineficaces tapetes y la otra seguía para arriba y para abajo, como si nada, mientras ambas se juntaban para charlar y hacer “citas de juegos” con sus respectivos gatos. Afortunadamente ambas siguen vivas, con todo y sus perfiles pandémicos tan distintos.
Muchos instaban para que este periodo pandémico sirviera para reconstituir nuestra sociedad. En realidad preferimos lo viejo por conocido, que lo bueno por conocer, y ese “futuro idealístico al que pudimos avanzar gracias al reseteo social” es inalcanzable por más factores que los que queremos reconocer. Las “grandes ventajas” que se obtuvieron de manera forzada trajeron otras desventajas que quizás no te pegan a ti, pero sí a otros sectores. Tenemos un sistema económico de tantos factores, que el creer que cambiar solo lo que pasa con un sector inevitablemente beneficiará a todos, es bastante ingenuo. Por otro lado, la economía es una construcción social, y como tal puede ser modificada, revalorada y reinventada.
Por si te lo perdiste
Sí, ya se, ya se, ya chole con que yo sea de los viejitos amargados que no creen en el trabajo remoto (aunque amo trabajar de manera remota para el podcast de tecnología), pero siguen saliendo más y más estudios sobre las consecuencias del teletrabajo y sus beneficios son cada vez menos, el tiempo que te quita y las presiones son mayores y el mundo no es de color de rosa.
Palomazos S1E150 - Post Apocalyptic Past
#Amazon copia productos y promueve la venta de sus copias #Noticias de #Tecnología #TeLoCuento #EnUnMinuto #SabiasQue #AprendeEnTikTok
The Dailies 61 - La Inteligencia Artificial reemplazará a los escritores
Facebook mostrará menos contenido político – NTX | Noticias de Tecnología Express on Acast
¿Te ha gustado?
Dan Campos

¿Qué hay de nuevo en el mundo de la tecnología, cine, y cómics?

Para cancelar tu suscripción, haz clic aquí.
Si te han remitido este boletín y te ha gustado, puedes suscribirte aquí.
Creado con Revue por Dan Campos.