Ver perfil

Documenta (con las recomendaciones de Pía Supervielle)

La semana Afuera
La semana Afuera
El documental como forma es un tema que ha interesado a nuestros colaboradores desde el principio. Esta semana, Clara Vázquez Vila vuelve sobre el tema en torno a Miss Americana y Dancing with the Devil, sobre Taylor Swift y Demi Lovato, y Carolina Bello estrena una serie de textos con sus reflexiones sobre Guarda e passa, película de los 80 en la que Eduardo Casanova registra un viaje por la Colonia Etchepare y Santín Carlos Rossi. En este sentido, volvemos sobre un artículo de Nicolás Campisi sobre la huella de W. G. Sebald en la narrativa contemporánea y la discusión entre memoria e historia y compartimos las recomendaciones de Pía Supervielle.

Lo nuevo ✨
Infierno documental: sobre “Guarda e passa”, de Eduardo Casanova
Because I’m a mirrorball: sobre “Miss Americana” y “Dancing with the Devil”
Del archivo de Afuera 📖
Espectros de Sebald: las vidas anónimas de la literatura contemporánea
Los recomendados de Pía Supervielle 😱
Primero una confesión: por estos tiempos vivo en una pulseada imaginaria con mi ansiedad. Por lo general pierdo o me rindo antes de que termine la batalla y el asunto se liquida en un recorrido que siempre es el mismo: twitter, instagram, gmail, twitter, instagram, gmail, twitter, instagram, linkedin (¿?), twitter, twitter, twitter. Pero algunas veces, cuando estoy en mi mejor estado de concentración (por lo general impuesto por una alarma que evita que agarre el celular entre las 11 de la noche y las 9 de la mañana) o cuando camino rumbo al trabajo por el costado del Parque Batlle, triunfo y mi ansiedad se mantiene a raya, pasa a ser una sombra borrosa, sé que está pero no me altera. Así que, desde hace unos meses, mis lecturas y buena parte de mis consumos culturales son un intento por bajarle los decibeles al monstruito ansioso. 
Entonces, ahora sí, al punto. 
La pandemia me pegó por intentar reducir al máximo el uso de bondis. Así que camino mucho y cuando camino escucho, por lo general, podcasts. Favoritos: 1) los ciclos de entrevistas sobre humor que hace el argentino Adrián Lackerman en Comedia (absolutamente imperdibles los episodios de Ana Katz, Maitena y Diego Capusotto) y Humor en serio (obligatorio para todo uruguayo empezar por el de Daniel Hendler, me reí a los gritos); 2) Me lo llevo a la tumba. ¿De qué va? Son episodios en los que actrices, escritoras, críticos y periodistas cuentan sus secretos o los secretos de los demás. Imperdible el de Mariana Enriquez leyendo su texto inédito Secretos de familia o el de Sofía Gala leyendo el cuento de Aurora Venturini El marido de mi madrastra. Último hallazgo: la plataforma de streaming MUBI presentó esta semana Encuentros, una serie de diálogos entre voces destacadas de la cultura latinoamericana. El primero es entre el actor y director Gael García Bernal y la escritora Carolina Sanín. Una verdadera belleza. De acá: Un millón de amigos, una genialidad de Federico Medina que, por suerte, crece y crece. No es un podcast, pero yo lo escucho como si lo fuera y funciona bárbaro. De todas maneras no se me ocurre mejor idea que hacer un programa de radio los sábados a la noche para que la gente lea sus cartas, las cartas que jamás mandó, las que mandó y quiere compartir o cualquier otra opción posible. Y, de yapa, viene la versión de Romina Peluffo de “Yo solo quiero”. 
Otro buen hábito de la pandemia es leer de mañana, mientras desayuno. Antes amanecía con el celular y leyendo las noticias. Un día, en un rapto de lucidez, me di cuenta de que me hacía pésimo y le empecé a copiar a mi novio, que tiene hábitos mucho más saludables que yo. Así que estas mañanas de invierno las comparto con Las huellas de los días, el libro demoledor sobre la adicción al alcohol de su autora, la escritora estadounidense Leslie Jamison. Jamison también recorre el vínculo entre los escritores norteamericanos y el alcoholismo, repasa la historia de la adicción en su país y, entre otros tantos asuntos, desmenuza las diferencias entre ser una mujer alcohólica, o un hombre alcohólico, o un hombre negro alcohólico. 
Pero como en este año también aprendí a leer un poco más luminoso, voy con dos novelas que irradian luz y que por suerte repusieron hace poquito: Poeta chileno de Alejandro Zambra y Los llanos de Federico Falco. Leí uno atrás del otro y fue una elección que, si lo hubiese planificado, no salía tan bien. Son dos libros distintos, pero funcionan muy bien uno con el otro. Son historias de amor, de ruptura, de reconciliación, de vínculos, de la adultez y sus dolores de crecimiento. Son, también, dos novelas llenas de frases brillantemente sabias. Falco escribe, por ejemplo, esto: “Atarse a algo. A una huerta, un bosque, una planta, una palabra. Atarse a algo que tenga raíz, anudarse para no perderse en el viento que sopla sobre la pampa y llama”. 
Y así, con las palabras de Falco todavía en el aire, yo desaparezco. 
¿Te ha gustado? No
La semana Afuera
La semana Afuera @AfueraBlog

el newsletter semanal del blog de crítica Afuera

Para cancelar tu suscripción, haz clic aquí.
Si te han remitido este boletín y te ha gustado, puedes suscribirte aquí.
Created with Revue by Twitter.